Los Beneficios de la Cruz

Los Beneficios de la Cruz

El hombre que ha impactado al mundo entero a través de los siglos, indudablemente se llama Jesucristo, tal impacto, hizo que el tiempo se dividiera en antes y después de Cristo. Jesús no se puede comparar con ningún otro hombre, pues Jesús es Dios mismo, que decidió vivir en un cuerpo humano.

«Ustedes saben que nuestro Señor Jesucristo era rico, pero tanto los amó a ustedes que vino al mundo y se hizo pobre, para que con su pobreza ustedes llegaran a ser ricos.» (2 Corintios 8:9 BLS)

«En el principio ya existía el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios. Él estaba con Dios en el principio. Y el Verbo se hizo hombre y habitó entre nosotros. Y hemos contemplado su gloria, la gloria que corresponde al Hijo unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad.» (Juan 1:1-2, 14 NVI)

Jesús es el Verbo y ya existía con Dios antes de la fundación del mundo, Jesús estaba con Dios, y Jesús es Dios. La Biblia dice que Jesús se hizo carne y habito entre nosotros.

Dios tuvo un plan perfecto, el mando a su único hijo «Jesús» para darlo en sacrificio por cada uno de nosotros, ¿por qué en sacrificio? Antes, solo los sacerdotes podían hablar con Dios, y para limpiar al pueblo de todos sus pecados y estar siempre cerca de la bendición de Dios tenían que sacrificar a un cordero limpio y sin mancha.

«El siguiente día vio Juan a Jesús que venía a él, y dijo: He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.» (Juan 1:29 RV60)

Por eso Juan el Bautista lo presento como el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo. Dios tenía que sacrificar por única y última vez a alguien que fuera libre de pecado, sin mancha, sin ningún argumento que tuviera en su contra, como no había nadie en la tierra, esta es la razón por la cuál Dios envió a Jesús.

La actitud de Jesús, fue una actitud de humildad, él se humillo, decidió morir como un criminal, decidió morir en la cruz. 

«Y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre» (Filipenses  2:8-9 RV60)

Jesús tuvo que hacerse carne y pasar por muchas pruebas, para poder entender a los hombres y darnos el ejemplo que con Dios todo se puede.

Si leemos la Biblia nos daremos cuenta como Jesús fue humillado, hasta desfigurado. El profeta Isaías dijo: «Muchos se asombraron de él, pues tenía desfigurado el semblante; ¡nada de humano tenía su aspecto!» (Isaías 52:14 NVI)

Hay algo mas allá, en el mundo espiritual pasaron muchas cosas al mismo tiempo que a Jesús le escupían y lo crucificaban.

Toda la obra redentora fue efectuada en la cruz del Calvario, y en cada uno de los aspectos de la crucifixión encontramos una gran enseñanza.

La Cruz. Maldición cancelada.

En la Cruz del Calvario, Dios nos libró de toda maldición. «Cristo nos rescató de la maldición de la ley al hacerse maldición por nosotros, pues está escrito: "Maldito todo el que es colgado de un madero."» (Gálatas 3:13 NVI)

La corona de espinas. Liberación de la ruina.

Las espinas representan la ruina de la humanidad y Cristo decidió llevarla sobre sus sienes para librarnos de ella.

El látigo que flageló su espalda. Nuestra Sanidad.

Científicamente existen 39 enfermedades (madres) y de ellas se derivan todas las demás (hijas), Jesús recibió 39 latigazos (Un ladrón recibía 40, pero con Jesús tuvieron “misericordia”) que nos liberan de toda enfermedad. «… por su llaga fuimos nosotros curados.» (Isaías 53:5 RV60)

Los clavos. Nuestra Liberación.

Cada clavo nos libera de algo. El primer clavo nos hace libres de la culpabilidad, todo lo que nos condenaba fue clavado en la cruz. El segundo clavo cancela los argumentos que hay en nuestra contra, «anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz.» (Colosenses 2:14 RV60). Y el tercero (el de los pies) nos dio la victoria sobre la opresión, todo lo que no nos deja respirar y nos roba la paz.


La lanza. Sanidad Interior.

Cuando Jesús murió fue traspasado por una lanza y de él salio agua y sangre, los expertos dicen que cuando esto sucede es porque el corazón de la persona ha explotado, por lo tanto el corazón de Jesús explotó. Fue tanta la angustia que Jesús sintió en la Cruz del Calvario que su corazón sensible explotó.

Cuando te sientas solo, dolido, angustiado, etc. Recuerda que Jesús te entiende y puedes ir con él. Cristo llevó la tristeza solo. Cristo llevo la aflicción. Cristo fue humillado. Cristo fue rechazado. Cristo fue traicionado. Para que cuando tú estés en una situación parecida vayas a él, pues Jesús te entiende y puede ayudarte.


MIL BENDICIONES A TODOS,
Sígueme por:

Facebook Twitter Google + Pinterest RSS

Comentarios

Publicar un comentario

NO TE VAYAS SIN DEJARNOS TUS COMENTARIOS...
Me gustaría saber lo que piensas de lo que acabas de leer.

Entradas populares