Evangelizando a los más pequeños: El Libro sin Palabras

Ya es JUEVES!!! Casi VIERNES!!!  y es Jueves de POST...

Ya se está terminando el 2014, y me imagino que ya todos están haciendo su lista de propósitos para el nuevo año 2015... Uno de los propósitos que te debes trazar es el de hacer tu devocional de forma diaria, por eso les recuerdo que aún pueden descargar el Diario Devocional 2015, es totalmente gratuito... Decidí que fuera gratuito porque es mi regalo para todos ustedes que se toman el tiempo de leer mi blog; es una forma de demostrarles mi total agradecimiento. Valorenlo mucho, porque me costo muchísimo esfuerzo y tiempo. :D

Haz clic AQUÍ para descargar el Diario. Si eres nuevo por acá te comparto los dos post donde hablo del Diario Devocional, puedes leerlos aquí y aquí...

Ahora si, después del corte comercial :P viene el post!!! 

En esta ocasión quiero compartirles una forma muy práctica de compartir el evangelio con los más pequeños del hogar, ya sea a tus hijos, hermanos, primos, a tus vecinos o a los niños de la escuela dominical. Tal vez ya haz oída hablar del Libro sin Palabras.

Evangelizando a los más pequeños: El Libro sin Palabras

Lo único que necesitas para hacer tu libro sin palabras, son cinco hojas de máquina, cartulina o el material que tu decidas utilizar, al igual que el tamaño. Los colores son: Amarillo (o dorado), negro, rojo, blanco y verde.

Ya que tengas las hojas que vas a utilizar, solamente tienes que unirlas con lo que tu quieras, con un clip, con una grapadora, puedes cocerlas o como a ti se te haga más fácil, pero siempre en el orden: Amarillo → Negro → Rojo → Blanco → Verde (no hagan caso a la imagen de arriba, jejejeje... es solo para ilustrar los colores).

Ya que tengas listo tu libro sin palabras, será muy sencillo compartir el mensaje de salvación con los niños.

NOTA: Recuerda que tú como adulto tienes que bajarte al nivel del niño, y no querer hablarle como se le habla a un persona mayor. Recomiendo que les hables como si contaras un cuento, eso estimula al niño a usar su imaginación y por consecuencia lo que escuche, vea e imagine quedará más tiempo en su vida. Si es necesario que hagas ademanes un poco exagerados o juegues con tu voz (hacer diferentes voces), hazlo!!! eso te ayudará a que los niños te den su atención. 

Te comparto la forma en la que yo he utilizado el libro sin palabras

1. Lo primero que debemos hacer, es despertar el interés en los niños. Podemos esconder el libro y hacer que los niños lo busquen por el aula/casa. Puedes comenzar diciéndoles que sabes una historia que cambio tu vida, etc. Aquí usa los recursos que sean necesarios para que los niños puedan darte toda su atención.

2. Ya que tengas la atención de los niños, maestrales el libro, explícales que a pesar de no tener palabras, ese libro cuenta una de las historias más grandes del mundo y que cada una de sus páginas les enseñarán grandes verdades que Dios les quiere mostrar,


3. Mostramos la página Amarilla

Decimos algo así: "Esta página amarilla nos recuerda que Dios está preparando un lugar especial para ti y para mi en el cielo. La Biblia nos enseña que en el reino de Dios las calles son de oro, hay ríos de agua tan clara como el cristal. Ahí ya no habrá enfermedad, todos viviremos alegres, felices, siempre al lado de nuestro Padre Celestial." 

Háblales con mucho entusiasmo, y haz preguntas a los niños como: ¿Quién quisiera estar ahí con Dios? ¿Les gustaría conocer y platicar con Cristo? ¿Qué te imaginas que verás en el reino de Dios? etc.

Antes de pasar a la siguiente página, cambia tu semblante, como si algo te pusiera triste... y continuas


4. Mostramos la página Negra

Decimos algo como: "Pero... sólo hay una cosa que nos puede impedir entrar en el reino de Dios y disfrutar de todo lo bueno que esta siendo preparado para nosotros. Esa barrera se llama Pecado. Eso es lo que nos recuerda está página de color negro, porque cuando pecamos nuestros corazón se torna de éste color."

En esta parte explicas qué es el pecado y haz preguntas como: ¿Ustedes han pecado? aun así respondan si o no, les explicas que mentir a los papás, desobedecerlos, contestarles mal, molestar a los compañeros en la escuela, decir malas palabras, etc. puede manchar el corazón poco a poco hasta dejarlo completamente negro.


5. Mostramos la página Roja

Al mostrar esta página podemos decir algo así: "Dios nos ama tanto que envió a su único hijo para salvarnos y romper el pecado de nuestras vidas. Jesucristo vino para limpiar nuestro corazón y quitarle toda mancha negra. Esto pudo ser posible sólo a través de la sangre de Cristo, eso nos lo recuerda esta página roja."

Aquí explicamos que Cristo pagó un gran precio para que todo el mundo pueda ser libre del pecado.





6. Mostramos la página Blanca

Cuando mostramos esta página podemos decir lo siguiente: "¿Que color es el que ven? Así es, es blanco, y esta página nos recuerda que al aceptar el sacrificio de Jesús, nuestro corazón pasa de ser negro a ser totalmente blanco, es como si naciéramos de nuevo."

En esta parte explicamos lo que sucede en la vida de cada persona que acepta a Cristo como su único y suficiente salvador personal. Somos salvos, limpios, sanos, libres, etc.





7. Mostramos la página Verde

Por último, al mostrar la página verde mencionamos algo como: "Ya que hemos nacido de nuevo, como dice la Biblia, somos nuevas criaturas, debemos crecer espiritualmente a través de la lectura de la Biblia y la oración. La página verde nos recuerda que así como los árboles y las plantas crecen, nosotros también podemos crecer."

Explicamos que es necesario crecer en gracia y conocimiento en Cristo, después de haberlo aceptado como salvador personal.




8. Para finalizar, lleva a los niños a hacer una oración de entrega, donde inviten a Cristo a que entre en sus vidas.

Oración de Entrega

"Padre Celestial, hoy te doy gracias por haber enviado a tu único hijo para salvarme. Hoy reconozco que tienes algo preparado para mi, pero por el pecado no podré recibirlo. Ahora sé que la sangre de Cristo me limpia y rompe todo el pecado. Hoy te invito Jesús a que entres a mi vida, sé tu mi Señor y Salvador, y ayúdame a crecer todos los días. Amén."

Espero de todo corazón, que este post sea de mucha utilidad. Les recomiendo que en estas fiestas decembrinas, juntes a todos los niños, sobrinitos,  hermanitos, vecinos y les compartas el plan de salvación de esta forma.

Por lo pronto es todo, nos leemos en el siguiente post, si Dios lo permite.

MIL BENDICIONES A TODOS,

No olvides dar g+1, like, tweet, compartir. Déjame tus comentario sobre éste post, o puedes contactarme AQUÍ, me gustaría mucho saber de ti. También puedes registrar tu correo electrónico para recibir notificaciones de EV: Edificando Vidas haciendo clic AQUÍ.

Entradas populares