Crecimiento Espiritual

Crecimiento Espiritual

En el momento que aceptamos a Cristo como nuestro Señor y Salvador, pasamos a ser hijos de Dios y nuevas criaturas (Juan 1:12-132 Corintios 5:17). Nuestro Señor Jesucristo le enseñó a Nicodemo que era de suma importancia NACER de nuevo para poder ver y entrar en el reino de los cielos (Juan 3:3) y a través del apóstol Pedro también nos recalcó que debemos CRECER espiritualmente, en gracia y conocimiento (2 Pedro 3:18).

Si Cristo nos mencionó que es importante entonces lo es...

I. ¿QUÉ ES CRECER ESPIRITUALMENTE?


A. CRECER ESPIRITUALMENTE ES: DAR FRUTO.

Desde el inicio de nuestra vida espiritual comenzamos a dar fruto y así debe ser hasta que lleguemos a la meta.
  1. Debemos dar frutos dignos de arrepentimiento, demostrando que hemos nacido de nuevo (Mateo 3:8).
  2. Debemos reflejar el fruto del Espíritu Santo, sólo cuando dejamos que Dios moldee nuestro carácter empezaremos a crecer y madurar. (Gálatas 5:22-23).
  3. Debemos dar fruto ministerial, o en otras palabras, ganar almas para Cristo (Proverbios 11:30).
  4. Debemos dar fruto en todo lo que hagamos, eso le muestra a los demás que somos diferentes a los del mundo (Colosenses 1:10).
B. CRECER ESPIRITUALMENTE ES: DEPENDER DE DIOS.

Sabemos que dependemos de Dios cuando:
  1. Buscamos la dirección de Dios en cualquier circunstancia (Salmo 143:8).
  2. Confiamos que Dios nos dará lo que necesitamos sin preocuparnos (Mateo 6:33).
  3. Tenemos la certeza que Dios en su soberanía tiene todo bajo control.
  4. Pedimos al Espíritu Santo que nos guíe en nuestro caminar con Dios.
C. CRECER ESPIRITUALMENTE ES: SER FUERTES EN EL ESPÍRITU.

Es importante crecer espiritualmente y fortalecernos en Dios para:
  1. Vencer la tentación (Mateo 4:1-11).
  2. Resistir al diablo (Santiago 4:7).
  3. No ser arrastrado por falsas doctrinas (Efesios 4:14).

II. ¿CÓMO PODEMOS CRECER ESPIRITUALMENTE?


A. Acercándonos a la Palabra de Dios (Josué 1:8)
  1. Sin apartarnos nunca de la Biblia.
  2. Meditándola de día y de noche.
  3. Guardándola como un tesoro en nuestro corazón.
  4. Haciendo todo lo que me dice que haga.
B. Buscando el rostro de Dios (Amós 5:4; Jeremías 29:13)
  1. En intimidad (devocional) (Mateo 6:6).
  2. Con otros creyentes (Mateo 18:19-20).
  3. Orando en todo lugar y todo momento (1 Tesalonicenses 5:17).
C. Congregándonos constantemente (Hebreos 10:25)
  1. Asistir a la Iglesia.
  2. Asistir a las células (grupos familiares)
D. Juntándonos con gente que sea consagrada a Dios (Proverbios 13:20)

E. Teniendo tiempos de ayuno (Joel 2:12)

F. Siendo obedientes a las autoridades puestas por Dios (Romanos 13:10)
  1. Obedientes a los padres.
  2. Obediente a los pastores de nuestra congregación.
  3. Obediente a los líderes, diáconos de nuestra congregación.
Ya vimos por qué es importante el crecimiento espiritual y cómo podemos crecer, ahora veremos...

III. COSAS QUE ESTORBAN NUESTRO CRECIMIENTO ESPIRITUAL.

  1. Descuidar la Palabra de Dios (1 Pedro 2:2).
  2. Dejar de buscar a Dios.
  3. Seguir a falsos maestros (profetas) (2 Pedro 3:17).
  4. Buscar solo nuestro propio beneficio.
  5. Tener pecados ocultos.
  6. No perdonar.
  7. Desobedecer / deshonrar a las autoridades.
  8. No controlar nuestra lengua (Santiago 3:2).
  9. Un falso arrepentimiento.

En conclusión


Dios desea que podamos crecer espiritualmente para dar buen fruto que le honre, aprendiendo a depender totalmente de él y a fortalecernos en el espíritu, usando las armas que nos ha dado (oración, palabra y ayuno) evitando todo aquello que nos estanca en el camino.

Así que ya saben, debemos esforzarnos por crecer día a día, aprovechando el poco o mucho tiempo que tengamos antes que Cristo venga por su Iglesia. Determínate HOY a tener un CRECIMIENTO ESPIRITUAL.

MIL BENDICIONES A TODOS,

Entradas populares